El GS conquistador.


Miquel Silvestre: de niño lector a famoso aventurero.

El viaje en moto es solo el medio para conseguir su fin: El escritor español Miquel Silvestre quiere escribir una novela y para ello tiene que aclarar su mente. Lo que ocurre después, es surreal como el guion de una película. Miquel se convierte en el protagonista de su novela y en un conquistador de la nueva época.

El que quiere entender los caminos del aventurero Miquel Silvestre, se tiene que sumergir en la historia española. Es imposible descubrir el mundo entero en una vida, dice Miquel. Por lo tanto, anda los pasos de los conquistadores españoles, de los marineros y náufragos como Francisco de Cuéllar, González de Clavijo o Emilio Bonelli. Les sigue por toda Europa, Asia y África. Así intenta investigar la historia de sus antepasados, para eternizar las joyas de los exploradores españoles en sus reportajes. Miquel no cree en los libros de historia ni en los medios de comunicación. Quiere ver la verdad con sus ojos y no en televisión.

VERY GOOD, MY FRIEND

“La única posibilidad de hacerse una imagen de los sucesos en el mundo, es viajando. O creer a la gente que estuvo en el lugar, que ha conocido desde su belleza hasta su destrucción”, dice Miquel. Y esto hace. Habla con la gente, intenta conocerla y entender su cultura. “Es importante enseñar que no eres un peligro”, comenta de un encuentro en Indonesia.

 

 

Un día, comprando plátanos a una mujer mayor, le dio las gracias diciendo: “very good, my friend”. La mujer le entendió y sonrió. A partir de entonces la frase se convirtió en su lema. Le dejaba acercarse a la gente un poco más – como la moto, la cual le parece el mejor vehículo para un viaje, un balcón al mundo. Quien va en coche está aislado en una caja. Se está perdiendo la emoción, la agilidad, la libertad. Y la confianza para superar limites y saber que se puede hacer mucho más de lo que uno se piensa.

“La gente que compra una GS lleva el ‘Spirit of GS’ dentro. Es como un virus, que en algún momento te infecta y empiezas a vivir tu sueño. Porque con la GS tienes la herramienta para dejar volar a tu alma” -

Miquel Silvestre

 

 

 

TODO PARA EL LIBRO

Búsqueda para una novela.

Su primera gran aventura en moto empezó en 2008. Entonces Miquel estaba buscando ideas. En cualquier lugar del polvoroso y afanoso camino intentaba encontrarlas para su nueva novela, ya que entre la jornada completa y la vida diaria perdió su musa. “Me quedaba sin ideas. Si quieres escribir, tienes que tener un poco de hambre, no puedes vivir siempre bien y luego escribir sobre lo malo del mundo”. Miquel tenía suficiente dinero ahorrado y cogió un año sabático de su trabajo de registrador de la propiedad – un trabajo gratificante pero aburrido a la vez. “Elegí mal vivir para vivir”. Sin sueldo fijo, viviendo de las pagas por escribir en periódicos, hacer fotos y grabar. Antes de irse puso todo lo que tenía de valor en cajas y las dejó en casa de su madre. Trajes a medida, relojes, zapatos caros. Eso fue hace ocho años. Las cajas todavía están allí. “Perdí el miedo de perder estas cosas”, dice Miquel.

 

Entrenamiento para la pluma.

Durante el año sabático, Miquel viajó primero a la Toscana en Italia. Donde otros están de vacaciones, Miquel buscó el rastro de los conquistadores españoles sobre las cuales leía tanto cuando era pequeño. Antes era la vida aventurera de los marineros y diplomáticos que le subyugaron. Tanto que prefería leer libros a jugar al fútbol con otros chavales. Ahora el mismo vive esa vida aventurera y escribe sus propios libros. De Italia fue más al norte, a Irlanda. Ocho meses estuvo allí. “Encontré las leyendas de la Armada Invencible, una parte de la historia española del siglo XVI que estaba olvidada totalmente”. En sus reportajes escribió sobre estos capítulos de la historia de España. Sus artículos para ABC y El País le daban suficiente dinero para permitirle viajar y entrenar su pluma. Porque el objetivo estaba claro: encontrar un tema para su novela. Hasta que llegó día, en el que sus vivencias y descubrimientos tendrían que ser el contenido de su libro. “Lo que me encontré en los viajes en moto fue más surrealista de lo que me podría imaginar”.

UN MILLÓN DE PIEDRAS

Un balcón al mundo.

Hay mil millones de motivos para ser un aventurero. Uno de ellos es resistirse a envejecer. En un viaje no hay ningún día igual que el anterior, ningún día sin su miedo ni su euforia. Es una vida llena y emocionante, en la cual no se tiene que funcionar como en la cadena de montaje pero se puede ser al menos un poco el niño de antes. Ninguna rutina, nada cotidiano. “El que se compra una GS, lleva el sueño del aventurero. Aunque no planifica directamente un gran viaje, al menos tiene la posibilidad de dar pasos de aventurero y vivir su sueño“, dice Miquel. Después de su año sabático, no podía volver a su vida en la cadena de montaje. Ha cambiado. “Mi vida de antes me pareció pálida comparado con lo que tenía después. Dentro de mi casco veía una película continua que jamás me ha soltado”. Anuló su trabajo y se subió otra vez a la moto para cruzar África. “Lo que sabía de África antes de irme, daba miedo. Pues cuando estaba allí no encontré solo hambre, guerra y sangre como me lo presentaron los medios de comunicación. La gente fue amable y se preocupó mucho por mí. Sí que hay conflictos, pero hay que ver más allá”.

Un libro que cambia todo.

En su viaje por África, Miquel se metió en situaciones absurdas y conoció personajes curiosos. Por fin suficiente material para escribir su libro: Un millón de piedras. 240 páginas, llenas de historias que se ha encontrado en los desiertos, las sabanas y las junglas del continente negro. “Estoy orgulloso de este libro”, dice Miquel. “No pensé en el éxito ni en la opinión de la gente que lo va a leer. Este libro escribí para mi”. Es el libro que cambió todo. Miquel empezó a tomar fotografías con conciencia y a grabar sus viajes. Tenía sus páginas en las redes sociales y luego llegaron ofertas de revistas, patrocinadores – y por fin de televisión española. Allí le dieron su propia serie. “El programa no lo ven solo motociclistas. Pienso que llevo el mundo de motociclismo y de GS a la gente”.

 

“Siempre evité las concentraciones motoristas y salidas en grupo. Soy un caballero solitario en su chupa de cuero negro que usa la moto como una herramienta para alejarse de la manada“.

 

Un nómada llamando Big Monkey

Los viajes cada vez fueron más largos, las distancias mayores. Después de su viaje por África, Miquel se fue a América del Norte, a América Central, Asia y al Oriente. Siempre solo. Estaba libre y viajó continentes enteros con un equipaje ligero. Juntaba su fiebre de escribir con la esencia de la libertad: la moto. Nunca fui un motero, sino un motorista. Siempre evité las concentraciones de moto y salidas en grupo. Soy más un caballero solitario en su chupa de cuero negro que usa la moto como una herramienta para alejarse de la manada en vez de acercarse a ella”. Miquel vivió como un nómada. Sencillo, primitivo. Una barba larga, un estomago de hierro, y un sueño que le entraba en cualquier sitio. Su apodo ‘Big Monkey’ no le podría quedar mejor. Con la carencia Miquel aprendió a apreciar las pequeñas ventajas de la vida diaria y de su casa. Le encanta volver a España después de cada viaje. “En España se vive de maravilla. Aquí tienes libertad, seguridad, un clima perfecto, jamón ibérico y aceite de oliva”. Y no olvidar: el amor de su vida.

EL SEGUNDO CAMBIO RADICAL

En el 2015 Miquel se casó con la reportera de La 1 Teresa Perales. Para un reportaje, ella tenía que entrevistar a alguien que hubiese cambiado su vida radicalmente. Por ejemplo, de registrador de la propiedad a nómada aventurero: Miquel. Ambos eran, a la vez, tan distintos como las dos vidas de Miquel y aún así se atrajeron como los polos de un imán. “Al principio actúas haciendo ver que lo que hace el otro te parece genial”, comenta Miquel sonriendo. “Cuando ya estábamos juntos, la invité a un viaje a EEUU. Al segundo día, no se volvió a subir a la moto, se alquiló un coche y me siguió todo el viaje. Teníamos distintos modos de entender los viajes”.

¿Te cambia la vida el matrimonio? No tanto como lo que viene después. En el verano del 2016 nació Alejandro, llamado así por el gran Alejandro Magno. “Estaba claro que no podía ser un nómada toda la vida”, comenta Miquel. “Ahora tengo más proyectos en España, vuelvo – pero no a mi vida anterior”. Ahora su vida es más rica. Ya no es el Miquel que trabaja en la ‘cadena de montaje’. Ha vuelto a aprender a jugar, a ser un niño que devora el día a día. “Un aventurero es aquel que vuelve a sentir las emociones de un niño. Observar a mi hijo, me ayuda a seguir siendo el niño que he reencontrado en mis viajes”.

DIARIO DE UN NÓMADA

Categoría: Adventure | Travel